Esta es una reseña de la historia del Sindicato de Trabajadores de la Universidad del Valle “SINTRAUNIVALLE”, son algunos apartes de una extensa historia de lucha y consolidación, que están expresados en su origen, desarrollo y transformación de un Sindicato de base a un amplio sindicato de industria como es el Sindicato de Trabajadores Universitarios de Colombia, SINTRAUNICOL. Pretendemos resaltar esa valentía de sus afiliados, quienes, resistiendo la tormenta injusta, vandálica e inhumana de la política imperialista del “neoliberalismo” continúan defendiendo los derechos conquistados a través de estos 53 años de historia como son el derecho de negociación y a la sindicalización, la retroactividad de las cesantías y la estabilidad laboral para mencionar solamente estos casos, entre otros.

En 1963, el gobierno nacional decreta una ley en la que se contemplaba un reajuste salarial, esta no fue acatada por la Universidad del Valle. Ante la supuesta crisis económica, la Universidad argumentó no estar obligada jurídicamente a pagar el reajuste por tratarse según sus directivas, de un organismo descentralizado.

La negativa al cumplimiento de esta ley, obligó a los trabajadores a pensar la conformación de una organización que les sirviera de apoyo, para unificar sus criterios de lucha y crear un ambiente en el que fuese posible plantear sus condiciones y necesidades. Esto creó una fuerte expectativa entre las y los  trabajadores de la universidad, quienes empezaron a organizar reuniones clandestinas para la posible fundación de un sindicato, idea fundamental y prioritaria del momento debido a las condiciones que estaban viviendo. La organización les serviría como mecanismo de presión para buscar no sólo el reconocimiento del reajuste salarial decretado por el gobierno, sino también hacerse a otros derechos legítimos como el espacio mismo de lucha sindical, el servicio médico, y la vivienda entre otros que no eran en ese entonces reconocidos por la Universidad.

La idea de algunos trabajadores de conformar un sindicato fue acogida por un grupo numeroso. Unos y otros buscaban la forma de sensibilizar y concientizar cada día a un mayor número  de trabajadores que estuviesen interesados en la  lucha para lograr un mejor nivel de vida, a partir del reajuste salarial autorizado por el gobierno nacional.

En medio de  esta situación de expectativa y de lucha en que se mantenían los trabajadores, pendientes no solamente del reajuste salarial que les correspondía por Ley sino también por otras necesidades que se iban acumulando, y a la espera de la personería jurídica que aún no llegaba, el desarrollo y crecimiento que iba tomando el sindicato era cada vez mayor hasta lograr un numero bastante considerable de afiliados que rápidamente empezó a  preparar el primer pliego de peticiones que sería presentado a la Universidad.

 APROBACION  LEGAL  DE  SINTRAUNIVALLE

Con la resolución numero 00810 del día 25 de abril de 1963 fue aprobada la personería jurídica que daba vía libre al Sindicato para que actuara legalmente. El articulo primero de la resolución dice, “Reconocer personería jurídica a la organización sindical de primer grado y de base denominada, SINDICATO DE TRABAJADORES DE LA UNIVERSIDAD DEL VALLE DEL CAUCA” y en su articulo tercero dice, “Ordenar a la División de Asuntos Colectivos del Trabajo, la anotación e inscripción correspondiente en el Registro Sindical de la nómina que compone la Junta Directiva Provisional y en particular el nombre del Presidente actual, señor José María Rivas, quién de conformidad con los estatutos tiene la representación legal del sindicato”.

Este hecho llenó de júbilo a la Junta Directiva Provisional, quienes en forma organizada redactaron el pliego de peticiones que presentarían próximamente a la Universidad. Igualmente prepararon con antelación a algunos compañeros para que se presentaran en la próxima asamblea como candidatos a la Junta Directiva que oficialmente se elegiría.

UNO DE LOS PLIEGOS DE PETICIONES QUE MÁS TIEMPO HA DEMORADO EN NEGOCIARSE A TRAVES DE LA HISTORIA DEL MOVIMIENTO SINDICAL

Si bien es cierto que la Universidad vio como  una situación normal la fundación de la organización sindical, también es cierto que tardó 5  años en resolver la negociación del primer pliego de peticiones que presentó el sindicato. Con diferentes argumentos, una y otra vez esquivó la negociación. Inicialmente argumentó que había hecho una consulta al Ministerio de Trabajo para que definiera si el sindicato podía presentar pliego de peticiones a la Universidad.

El día 13 de marzo de 1966 casi tres años después de haberse constituido la organización sindical y de haberse presentado el primer pliego de peticiones a la Universidad, se realizó una asamblea en la cual el presidente del sindicato, señor José María Rivas,  informó sobre el fallo del Ministerio de Trabajo a favor de la organización sindical, por  consiguiente ya se  podía presentar el  pliego de peticiones.

Para el señor rector, las relaciones Universidad-Sindicato habían sido normales puesto que  se habían obtenido un buen numero de soluciones a  problemas tales como salarios y estabilidad laboral; sin embargo, según su concepto, la Universidad no podía firmar el pliego de peticiones sólo con el personal oficial, porque dividiría al sindicato con lo que se traería como consecuencia la discriminación entre trabajadores oficiales y empleados públicos. Ante la insistencia de la comisión negociadora a utilizar el concepto favorable del Ministerio de Trabajo que autorizaba al sindicato a presentar pliego de peticiones, el señor Rector manifestó enfáticamente, que ese camino era largo, dispendioso, netamente jurídico y que el podía garantizar como mínimo otros cuatro años para solucionarlo.

No obstante después de muchos “ires y venires” -como decían los  trabajadores-, por fin se logró firmar el pliego de peticiones que se convertiría en la primer Convención Colectiva de Trabajo firmada entre el Sindicato y la Universidad. Faltaban tan solo 8 días para cumplir los 5 años de haberse presentado el pliego  de peticiones, o sea, el 22 de abril de 1968, cuando se reunieron los trabajadores José María Rivas, Gonzalo Arboleda y Jorge Cubillos por parte del Sindicato y los Doctores : Gilberto Correa P. y Felipe A. Osorio por parte de la Universidad,  quienes firmaron el pliego presentado desde el mes de abril de 1963.

EL PAPEL DEL SINDICATO DENTRO DE LA UNIVERSIDAD

El sindicato ha mantenido dentro de sus políticas internas la “Defensa de la Universidad Pública”. Esta consigna que se evidencia tanto a nivel Departamental como Nacional, tiene distintas manifestaciones de parte de los trabajadores, en la Universidad del Valle han mantenido una lucha conjunta en pro del mejoramiento de ésta, se han librado arduas luchas con otros estamentos para conseguir financiación para el Alma Mater; además se mantienen en una posición radical al reiterar un rotundo rechazo a las  fuerzas oscuras de la privatización impulsada desde el gobierno de Barco y los dos que le siguieron, al plantear dentro de las reformas del Estado la privatización de la Universidad Pública, es decir, que ésta se autofinancie.  por lo que cerraría aún más las posibilidades de absceso a la educación que tiene derecho cualquier ciudadano para el libre desarrollo de la personalidad humana. Esta última es una de las necesidades básicas por las cuales lucha la clase trabajadora.

Los paros y las huelgas en el sector oficial son manifestaciones de descontento ante la manera como el Estado elitiza los derechos ciudadanos, como son “golpeados”, la educación, la salud, la vivienda etc. con estas actividades  se logran en cierto modo presionar  para mostrar a la sociedad en general y al Estado en particular la importancia de la defensa de estos derechos inalienables de todo ser humano.

PERSPECTIVAS DEL SINDICATO

Teniendo en cuenta las opiniones de los integrantes de SINTRAUNIVALLE tanto de la base como los de la junta directiva, la de otros representantes de la institución universitaria y los autores versados en el tema del sindicalismo se notan opiniones encontradas ante el panorama que se presenta en lo referente al futuro del Sindicato, pues se coincide en señalar la debilidad del sindicato en cuanto a las nuevas  políticas que desarrolla la Universidad y la tendencia de pasar de un Sindicato de base a un Sindicato de industria, es decir, que todas las persona que desempeñan un mismo oficio están afiliadas a un mismo sindicato; por ejemplo, sería un sólo Sindicato para quienes trabajan en la Universidad ya sean públicas oficiales o privadas.

Algunas de las razones a las cuales se le atribuye la posible desaparición del Sindicato está la del régimen laboral por contrato a termino fijo, sumado a esto tenemos la falta de compromiso del Estado en la financiación de la Universidad llegándose a una situación de déficit que todo mundo conoce  y que imposibilita la contratación de nueva gente.  Lo anterior hace pensar que el Sindicato de industria puede ser una opción favorable debido a que posibilita una mayor consolidación de los trabajadores a nivel nacional al momento de luchar por unas mejores condiciones de trabajo frente a su descontento que se ve materializado en la protesta.

Desde otro punto de vista, el Sindicato de Industria requiere una adecuada protección y asesoría para quienes conforman los Comités de empresa con el ánimo de garantizarles su estabilidad en el manejo de las relaciones con los empleadores.